Blog KPMG Digital

open search search

Blog KPMG Digital

close

La alquimia de la digitalización (IV): Hackea tu propia organización para innovar con éxito

En una economía en permanente destrucción creativa, donde lo único que permanece es el cambio, la única forma de sobrevivir y de aspirar a una posición de liderazgo sostenible es desarrollando capacidades distintivas de innovación estratégica y tecnológica. Las empresas tradicionales se enfrentan a una nueva situación competitiva en la que una nueva generación de start-ups se están abriendo camino a través de nuevos modelos de negocio que generan ingresos y no solo expectativas, que escalan rápidamente, que innovan de manera constante y que aplican con maestría y eficiencia las nuevas tecnologías digitales. Muchas start-ups no solo están creando nuevos espacios de negocio en la periferia del mercado sino que están siendo capaces de enamorar a los clientes de las empresas tradicionales a través de una mejor experiencia y no simplemente destruyendo el mercado y valor a base de menores precios.

En este contexto, las corporaciones más tradicionales se están dando cuenta que su modelo habitual de innovación no es capaz de ser competitivo en este tsunami de disrupción. Durante años la innovación era gestionada con secretismo, confidencialidad y únicamente en el ámbito de las cuatro paredes del departamento de I+D. La búsqueda de nuevas ideas, conceptos y soluciones generalmente se efectúa dentro de la propia organización, y ocasionalmente se reforzaban las capacidades internas con alguna operación de M&A para adquirir talento o una nueva tecnología. Por tanto, algunos nuevos negocios o nuevos productos se desarrollaban internamente (build) y otros se adquirían (buy).

Este enfoque de build or buy puede seguir resultando válido en la nueva economía pero el espacio de soluciones es mucho más amplio que un departamento interno de I+D o una operación corporativa al uso. Hay que reinventar la forma de innovar “hackeando” el sistema operativo de la organización.

Innova internamente creando tu “start-up virtual”
Todavía muchas empresas siguen desarrollando un nuevo producto comenzando con una incubación dentro de su departamento de I+D y luego traspasándolo a una línea de negocio para su lanzamiento y comercialización. Sin embargo, la tasa de fracasos de este modelo crece al mismo ritmo en que la organización se hace más grande, compleja y lenta debido a la inercia de su legado de procesos, sistemas y esquema de toma de decisiones.

El mercado actual exige mucha más rapidez, flexibilidad y capacidad de prueba y error. Para innovar internamente con éxito, cuando más grande y compleja es la organización más al margen de ella hay que trabajar. Hay que “hackear” el código de la organización a través de un equipo que funcione como una “start-up virtual” y que esté focalizada en incubar y desarrollar el nuevo negocio. De la experiencia de colaborar en el desarrollo de este nuevo modelo con éxito en algunas corporaciones se extraen algunas lecciones aprendidas:

  • La incubación interna, la start-up virtual, tiene que estar liderada por un equipo nunca por un comité
  • El equipo tiene que trabajar al margen del organigrama, focalizado en construir un nuevo negocio y no en defender el negocio tradicional. Los objetivos tienen que ser de crecimiento y no de generar margen a corto plazo
  • El equipo tiene que ser reducido pero con mucho talento, al estilo de la Décima Legión de Julio Cesar (“pocos y buenos, antes que muchos y malos”). Y sobre todo tiene que ser multidisciplinar para ser capaz de conectar conocimiento y pensamiento divergente. Tenemos que ser capaces de montar nuestro equipo al más puro estilo de los Ocean´s Eleven. El equipo que formó Danny Ocean (George Clooney) para realizar el mayor robo de casinos de la historia (un equipo de once hombres, cada uno de ellos el mejor en su campo)
  • Si “compras talento” para formar el equipo (adquisición de una start-up o pequeña compañía en crecimiento) no la fagocites dentro de la organización tradicional. Hay que darles el espacio y el aire necesario para que sigan innovando de manera ágil y flexible

Estas pautas se aprecian en mayor o menor media en innovaciones exitosas dentro de grandes empresas como es el caso de HULU (negocio de Web TV creado por CNBC y News Corporation que hoy tiene más de 40 millones de usuarios y más de 2 millones son suscripciones de pago), Android (sistema operativo móvil más utilizado en el mundo y desarrollado por Google al margen de su core business tras la adquisición de la start-up en agosto de 2005) o Amazon Web Services (negocio de cloud computing creado por Amazon y que actualmente factura más de un billón de dólares en todo el mundo).

Conecta tu modelo de innovación con la red mundial de talento
Las empresas tienen que abrir sus puertas a todo el talento que hay distribuido a lo largo de planeta, como fuente adicional de ideas, conceptos o soluciones. Tal y como describimos en Networknomics, bajo los principios de colaboración y co-creación se puede desarrollar una red de innovación que aúne talento, conocimiento, recursos y tecnologías para el desarrollo de nuevos productos y negocios. El objetivo es crear las condiciones adecuadas para que las buenas ideas lleguen a la compañía, venciendo el síndrome de lo “no inventado aquí”. Se hace por tanto fundamental la conexión con redes externas de creatividad y conocimiento, y que habitualmente están muy cerca de cada empresa (p. ej. proveedores, especialistas, competidores, clientes, universidades, etc.).

Bajo esta filosofía, el fenómeno crowd se está empezando a consolidar como nuevo modelo para estimular la innovación abierta y en red. Hablamos tanto de plataformas de crowdsourcing para la búsqueda de soluciones a problemas concretos aprovechando la inteligencia colectiva, como de crowdventuring para la inversión colectiva en nuevas ideas de negocio. Bajo esta filosofía encontramos algunos ejemplos de éxito que merece la pena resaltar:

  • Netflix, líder mundial de alquiler online de películas bajo demanda, consiguió mejorar la precisión de su motor de recomendación de películas convocando en Internet la iniciativa Netflix Prize, donde pagarían un millón de dólares a quien lograse mejorar la precisión del algoritmo en un 10%
  • Golcorp, líder mundial en la minería del oro, logro salvarse de la bancarrota a través de un concurso en Internet donde publicó en la web los datos geológicos de su yacimiento de Red Lake (su más preciado secreto industrial) y desafió al mundo a hacer la prospección. El Goldcorp Challenge identificó más de cien depósitos objetivos en la zona de Red Lake, y de éstos, más del 80% arrojaron cantidades de oro que generaron ingresos por tres mil millones de dólares a la compañía
  • Telefónica, uno de los mayores grupos de telecomunicaciones del mundo, está apostando por estos nuevos esquemas de innovación en red, tratando de aprovechar las ventajas del crowdventuring. Por un lado ha puesto en marcha Wayra que es una red internacional de incubadoras y aceleradoras de empresas en constitución o fase muy inicial. Tras un concurso abierto, Telefónica y el resto de sus socios en esta iniciativa, seleccionan un conjunto de start-ups a las que apoyan con asesoramiento, networking, recursos tecnológicos, espacios para iniciar su actividad y algo de financiación. Por otro lado, Telefónica ha anunciado la creación de la red Amérigo que es una plataforma abierta a varios coinversores, con el objetivo común de acelerar empresas innovadoras de alto valor añadido. El gigante de las telecomunicaciones tiene planes de coinvertir con otras organizaciones públicas y privadas en empresas tecnológicas en fase de desarrollo, consolidación y crecimiento, colaborando con una red de firmas profesionales de Venture Capital, expertas en inversiones en el campo de las nuevas tecnologías.

Indudablemente estamos en una nueva era económica y las recetas de innovación tienen que adaptarse a los nuevos tiempos. Tenemos que romper y hackear el sistema operativo de las organizaciones para dar paso a nuevos modelos de innovación y creatividad mucho más ligeros, rápidos y flexibles, y que sobre todo sean capaces de conectar todo el talento y diversidad que hay disperso por el mundo. Obviamente estos nuevos enfoques pueden crear conflictos, fricciones o discordias dentro de las empresas más tradicionales, pero este es ambiente que se respira dentro de entornos más colaborativos y del que emana un vasto potencial creativo. Es tiempo de hackearte y canibalizarte a ti mismo. Hazlo tu rápido porque si no otro vendrá y lo hará por ti.

Deja un comentario


De conformidad con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que sus datos personales facilitados en el presente formulario serán incluidos en un fichero titularidad de KPMG, S.A. denominado “BLOG” con la finalidad de gestionar su participación en el mismo, siendo este tratamiento de datos de carácter obligatorio. En cualquier momento podrá ejercitar sus derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición, contactando con KPMG S.A. a través del correo electrónico ES-FMderechosarco@kpmg.es o por escrito dirigido al Departamento de Asesoría Jurídica de dicha empresa en la dirección: Paseo de la Castellana, 159 C, 28046 Madrid

* Para enviar el comentario, es preciso aceptar la política de Protección de Datos de Carácter Personal.